Saltar al contenido

El Tambor

El significado espiritual del tambor

Como es de todos conocido, el tambor ha sido parte de los rituales en muchas culturas a lo largo de la historia de la humanidad. En algunas culturas ha prevalecido más que en otras, sobre todo en las que se practica el Chamanismo o curanderismo, en Cuba por ejemplo, usan los tambores obatala que forman parte de muchas de las ceremonias sagradas y de santería.

Para las tribus nativas (americanas, africanas, etc), el tambor hace referencia al latido del corazón, a nuestra respiración. 

Para ellos, el ritmo está en la naturaleza. Los tambores viven en el reino de los pulsos y ciclos con los que interactuamos

El ritmo es aquello que no se ve pero se siente. Una fuerza subyacente en la vida. Un poder que nos mueve emocionalmente a través de los 5 sentidos y fuera de ellos. Un poder que nos ayuda a existir en este mundo. Y un vehículo para entender la verdadera naturaleza de las cosas, la geometría sagrada.

El latido del tambor es el idioma original en el que le hablamos al universo y su fuerza invisible. Lo que nos conecta con él y proporciona una puerta de entrada a su inmensa maravilla. Lo que luego conduce a la comprensión, la paz interior y una visión mucho más amplia de la existencia

 La gente de nuestras culturas antiguas probablemente sabía o sentía que de alguna manera el ritmo conecta todo y a todos. Ese ritmo ha sido parte de nuestras vidas de una manera tan profunda que puede conducir a un despertar espiritual y realizaciones que cambian la vida.

Los africanos antiguos decían que el  «corazón», la sede del alma, es el factor más importante que decide las experiencias del Espíritu.



El tambor es una herramienta ceremonial en muchas culturas y tradiciones chamánicas.

Los instrumentos de percusión siempre han jugado un papel central en las ceremonias. Por esta razón, la conexión el tambor permite al chamán entrar en un trance profundo que es vital para la curación o la adivinación y viajar al Otro Mundo espiritual de la percusión no debería sorprender a nadie familiarizado con la historia del instrumento.

El tambor se puede usar para viajar<< al Otro Mundo>>, para curar, para despejar el espacio, para la danza sagrada, para entrar en trance, para llamar a los espíritus, para honrar la tierra, para la comunión con la divinidad, para la adivinación o recibir mensajes del Espíritu.

El tambor – el caballo del Chamán

El tambor es el vehículo que usa el chamán para viajar al Otro Mundo. Por eso a menudo se le ha llamado el «caballo del chamán». El ritmo constante del tambor pone a la chamán en trance para que pueda dejar atrás el mundo de la materia y viajar por el mundo del espíritu. En muchas tradiciones, es probable que el chamán tenga un asistente que toque el tambor durante todo el viaje o el trabajo de curación, esto permite al chamán soltar completamente el cuerpo físico y entrar en un trance muy profundo.

Cada tambor tiene un espíritu único que interactúa con el chamán de varias maneras, prestando su poder y ayuda al trabajo en cuestión, ya sea de curación, trance o ceremonia sagrada. El espíritu del tambor se compone de diferentes partes y puede crecer en fuerza con el tiempo y el uso sagrado continuo del tambor. También puede perder potencia cuando se profana el tambor. ¡Por lo tanto, mantén siempre sagrado tu tambor sagrado! El espíritu del tambor es una mezcla de energías como:

  1. El espíritu del animal que dio su piel para hacer el tambor. Y, si el batidor está cubierto de cuero, también el espíritu del animal que dio su piel para hacer el batidor.
  2. El espíritu de los árboles que dieron su madera para hacer el borde del tambor y la vara del batidor.
  3. El espíritu del tambor en sí, que se compone de todas las diferentes partes del tambor.
  4. La energía y un poco del espíritu del chamán que trabaja con el tambor.

Para comprender cómo puede crear el sonido, es necesario conocer el primer principio de la realidad: ¡todo es energía!

Al meditar en el tambor, se nos revelan muchas cosas. Todo lo que tenemos que hacer es dejar que el tambor nos hable. El mensaje está ahí para aquellos que quieran escucharlo y que tengan un corazón y una mente abiertos. El mismo simbolismo del tambor muestra su conexión con el Espíritu y el Gran Espíritu. Tocar el tambor es tocar lo sagrado.

El tambor es redondo. Forma un círculo perfecto. El círculo simboliza los ciclos de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte y el renacimiento, desde la primavera hasta el invierno y la primavera de nuevo, una y otra vez. Un círculo no tiene principio ni fin. ¡Es interminable y eterno, como nuestras almas! Quizás por eso el sonido del tambor nos pone en contacto con la eternidad, con nuestra verdadera esencia. Y aunque nuestras mentes no comprendan el mensaje, en nuestro corazón sabemos y sentimos la alegría de volver a casa cuando escuchamos el ritmo del tambor.

El tambor está hueco. Su hueco redondeado recuerda al útero de la Diosa del que brota toda vida. Para comprender realmente el espíritu del tambor, debemos honrar a la Diosa y al Divino Femenino. Este es un maravilloso ejemplo de cómo el sonido y la danza están directamente conectados con la divinidad y la creación.

Se utiliza un palo con batidor. Por que aunque el tambor es un instrumento muy femenino, no podría sonar sin el batidor. La forma alargada y fálica del batidor es representativa de la energía masculina que es necesaria para hacer que el tambor suene y, por lo tanto, para crear. Esto nos muestra que el Divino Femenino y el Divino Masculino son igualmente importantes. Juntos crean el mundo de la materia.

Algunos significados de sueños con tambores

Escuchar tambores en un sueño
Si escuchas el sonido de los tambores, eso simboliza argumentos. Tendrá una discusión con los miembros de su familia, que se convertirá en un problema grave. Es posible que empieces a pensar en huir y volverte independiente. Tendrá la impresión de que están monitoreando cada uno de sus pasos mientras quieren saber más de lo que les está diciendo.

Soñar con tambores
Cuando sueñas con tambores, significa que tendrás que luchar por tus derechos. Si no aprecias tu arduo trabajo y esfuerzo, nadie lo hará por ti. Te enfrentarás a personas que querrán menospreciar tu contribución al éxito que se logra en tu entorno, en el siguiente período. Te darás cuenta de que tus compañeros te están ignorando y quieren hacerse cargo de todos los créditos. Te harán saber que no eres bienvenido en el colectivo y te presionarán para que te vayas.

Fuentes: sacredserpent / pacepipes /