Saltar al contenido

El Equinoccio de Otoño y Primavera

Significado espiritual del equinoccio de otoño y primavera


Dos veces al año, el Sol se alinea para darnos las mismas horas tanto de noche, como de día. Conocido como el equinoccio, esta alineación de la energía de la luz y la oscuridad se produce el 21 de marzo.

El equinoccio de marzo es un tiempo sagrado porque representa el equilibrio y la singularidad. Al tener las mismas horas de día y de noche, recordamos la importancia de encontrar el equilibrio y la unidad en nuestras propias vidas.

El equinoccio de marzo también marca el inicio de una nueva temporada, con un claro cambio de energía.

Equinoccio en el Norte y en el Sur

En el hemisferio norte, la energía cambia de invierno a primavera o de un estado interno a un estado externo. En el hemisferio sur, la energía cambia de verano a otoño, o de un estado exterior a un estado interior.

Este cambio de energía se ilustra mejor con ejemplos en la naturaleza. En el hemisferio norte, los brotes comienzan a florecer, las horas de luz son más largas y muchos animales tienen el instinto de aparearse.

Las horas del día en el hemisferio sur están disminuyendo, los animales están hibernando y los árboles comienzan a perder sus hojas.

Este cambio drástico representa el comienzo de un nuevo ciclo y también es el comienzo del nuevo año astrológico. Esto se debe a que en el equinoccio de marzo, el Sol entra en la primera constelación de Aries.

Equinoccio en la constelación Aries


La energía de Aries es la mejor manera de comenzar un nuevo ciclo o capítulo y nos ayudará a todos a avanzar en la dirección que queremos.

Ahora es un buen momento para plantar nuevas semillas, comenzar nuevos proyectos, tomar medidas y comenzar. También es un buen momento para asumir la responsabilidad de su vida y comenzar a publicar cosas que podrían impedirle alcanzar sus objetivos.

La Madre Naturaleza siempre nos da pistas sobre dónde debemos enfocar nuestra energía, así que escucha sus mensajes y observa hacia dónde te sientes guiado(a).

El equinoccio nos recuerda que incluso si percibimos que la luz y la oscuridad están separadas, en realidad solo existen por que el otro también existe. De hecho, es la luz y la oscuridad que lo componen todo.

Equinoccio: Luz y Oscuridad

Cuando adoptamos esta idea de totalidad o singularidad, podemos ver las cosas de una manera nueva y realmente sentir la conexión de todo.

Necesitamos luz y oscuridad para ser completos, y es un buen recordatorio al comenzar este nuevo capítulo en nuestras vidas.

Sea cual sea el camino recorrido en el último año astrológico, es importante considerarlo en su conjunto y aprovechar los momentos de luz y oscuridad como puntos de crecimiento y como algo para aprender.

En el futuro, el próximo año astrológico se centrará en construir bases sólidas y seguras.

Bajo la energía del Nuevo Año Astrológico, tendremos que aceptar las cosas que no nos hacen sentir firmes y seguros, para poder enfrentarlos y hacer los cambios necesarios.

Tenemos prisa por crear esta base estable y unida para poder construir el castillo de nuestros sueños, hermoso, fuerte y mágico.

El nuevo año astrológico realmente nos apoya a todos en la manifestación y creación de nuestras vidas, primero debemos darnos una base segura y estable sobre la cual construir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.