Saltar al contenido

Los Árboles

El Significado Espiritual de los Árboles

Cuando todos los árboles de mi vecino, el «bosque de al lado», fueron talados hace unos 20 años, algo cambió dentro de mí: sin previo aviso ni intención, me obsesioné un poco con los árboles. Leí el libro de no ficción Árboles del norte de Estados Unidos y Canadá como si fuera una novela. Tenía que identificar cada árbol por el que caminaba y comencé a planear vacaciones familiares alrededor de los árboles que quería ver (¿alguien del bosque de cipreses calvos en el sur de Illinois?).

Nueva investigación científica sobre árboles me fascinó. Los árboles forestales, aprendí, se comunican a través de una increíble red de conexiones de hongos y raíces. Los dendrómetros de precisión miden la expansión y contracción de los troncos hasta fracciones de un milímetro para mostrar cómo responden los árboles a su entorno. Incluso hay ciencia que respalda lo que sabemos solo por experiencia: hay un efecto calmante al caminar en un bosque.

Como maestra de la Biblia, me sentí atraído por la prominencia que los árboles tienen en la Palabra de Dios. Cuando leí la Biblia, todas las referencias de árboles saltaron sobre mí. El significado espiritual de los árboles está profundamente arraigado en las Escrituras.

El plan de Dios y los árboles

Los árboles proporcionan un marco para la historia bíblica. Es cierto que no es la única forma de entender la Biblia; Sin embargo, los árboles están presentes en cada etapa importante. En la creación, los humanos fueron bendecidos para vivir en el Jardín del Edén. Un aspecto central de este paraíso eran los árboles descritos como «agradables a la vista y buenos para comer» (Génesis 2: 9). ¡Lo creas o no, nada más se describe como «agradable a la vista» en la cuenta de creación! ¿Qué se encontraba en el centro del jardín? Árboles: el árbol de la vida con su fruto vivificante, y el árbol del conocimiento del bien y del mal, del cual los humanos no debían comer.

Leemos en Génesis 3 que Adán y Eva pecaron al comer de este segundo árbol. Trajeron el pecado a la humanidad y al resto de la creación. Fueron desterrados del jardín y, significativamente, del árbol de la vida. La historia de salvación que sigue es traer a la humanidad de vuelta al árbol de la vida: un escenario de perfecta armonía con Dios y entre sí en una creación restaurada. Jesús paga el precio de nuestro pecado en un árbol, otra palabra para la cruz. Este árbol muerto se convierte en un símbolo de salvación, señalando el floreciente árbol de la vida en los nuevos cielos y la nueva tierra en Apocalipsis 22.

Árboles en la biblia

Dentro de esta gran historia de redención, los árboles ocupan un lugar destacado en muchas otras formas. Los beneficios de los árboles son numerosos y variados. Debido a que los árboles son esenciales para la vida humana y el florecimiento, las metáforas de los árboles aparecen con frecuencia en el mensaje bíblico. Entre el árbol de la vida en Génesis y en Apocalipsis, ¿cómo debemos vivir? ¡Como un árbol!

El Salmo 1: 2-3 nos dice que extraer alimento de la Palabra de Dios lo hace a uno como un árbol fuerte. El camino hacia el éxito desde la perspectiva de Dios se entiende mejor deleitándose en la ley del Señor y observando un árbol próspero. En Proverbios 3:18, la sabiduría es un árbol de la vida que conducirá a la bendición. Los justos son comparados con las palmeras y los cedros del Líbano en el Salmo 92:12. La palmera se refiere a la palmera datilera, un árbol del desierto, mientras que los cedros del Líbano eran los árboles más altos y masivos de la región, ubicados en las montañas al norte de Israel. A pesar de sus diferencias, ambos árboles eran pintorescos, fuertes y de larga vida, una metáfora adecuada para una vida santa.

Cuando se trata del Nuevo Testamento, hay más en los árboles que Zaqueo, el recaudador de impuestos y el trepador de árboles (que trepó a un árbol relacionado con la familia del higo, no un sicómoro). Jesús usó la semilla de mostaza y el árbol para hablar del crecimiento de su reino (Mateo 13), y Jesús usó una higuera para describir su segunda venida (Marcos 13). En Romanos 11, el apóstol Pablo usa un olivo para explicar la salvación y el pueblo de Dios. Tanto judíos como gentiles, personas separadas por milenios, se unen ahora como uno en Cristo. La capacidad de injertar ramas en olivos ilustra cómo dos grupos diversos se unen.

Cuando se sorprenda de la belleza del bosque o de la forma y la estatura de un árbol majestuoso, ¿qué debe hacer? Adoración. Los árboles levantan sus ramas en alabanza a su creador y al hacerlo nos señalan a Dios. El Salmo 96:12 dice: «Que todos los árboles del bosque canten de alegría». Isaías 55:12 concuerda: «Todos los árboles del campo aplaudirán». Y hablando del profeta Isaías …

El tipo del árbol de la Biblia

¿Qué autor bíblico menciona los árboles con mayor frecuencia y parece tener el mayor conocimiento arbóreo? El profeta Isaías. ¿Qué versículo de la Biblia enumera la mayoría de las especies de árboles y cuántas? Isaías 41:19: “Pondré en el desierto el cedro y la acacia, el mirto y el olivo. Pondré enebros en el páramo, el abeto y el ciprés juntos ”. Así como Dios proveerá árboles que señalen fuentes de agua y proporcionen sombra en el desierto, Dios bendecirá abundantemente al pueblo de Dios.

Isaías profetizó al Mesías usando un árbol: «Saldrá un tronco del tronco de Jesé» (Isaías 11: 1). El tocón representa el juicio de Dios a causa del pecado. Un árbol fructífero fue cortado y parece muerto. Pero el árbol, probablemente un olivo, está muy vivo bajo tierra. ¡Hay esperanza! Del tocón viene un brote que se convierte en un nuevo árbol. A pesar de la destrucción actual y la desesperación, Dios es fiel y está trabajando. Jesús vendrá a traer esperanza al mundo. Además, la llegada del Mesías se describe con un árbol: «Creció delante de él como un brote tierno» (Isaías 53: 2). Y cuando Jesús venga, ¿cómo será su pueblo? «Robles de justicia» (Isaías 61: 3). Para las personas de todo el mundo, los robles son un árbol de fortaleza, larga vida y numerosos beneficios.

Árboles y usted

Me encuentro hablando de árboles con personas. Un anciano de la iglesia me contó cómo, después de la pérdida de su esposa, se sentaría entre los árboles al borde de un lago en una reserva forestal. Rezaría y procesaría la pérdida. Mientras permanecía bajo los árboles, la paz de Dios bañó su corazón herido.

Tómese el tiempo para observar los árboles mientras lee la Palabra de Dios y explora el mundo de Dios. Hay algo especial en ellos. Los árboles enmarcan el plan redentor de Dios. ¿Cómo enmarcan tu vida? Me gusta referirme al bosque como la catedral de la creación de Dios. Entonces, cuando necesite orar, cuando los pensamientos estén dominados por el dolor y la ansiedad, salga a caminar. Pasee entre los silenciosos centinelas que declaran la fidelidad de Dios, los altos árboles que apuntan a los cielos en adoración.

Al plantar árboles, considere sus beneficios y cuente sus bendiciones de Dios. A medida que veas crecer los árboles, año tras año, a medida que aparece una nueva vida cada primavera, considera la esperanza que tenemos en Jesucristo. Esta esperanza nos da paz en el presente y una gran expectativa para el futuro, mientras esperamos el árbol eterno de la vida.

Crédito> BANNER